La crisis y la eficiencia en la Gestión Pública (II)

En época de crisis, se lleva el “back to basics”, el retorno a la razón de ser de un negocio o una organización.  En el caso del Sector Público, y sin necesidad de recurrir al Contrato Social de Rousseau o a la Res-publicae de Platón, a muy grosso modo y aún a riesgo de caer en una simplificación excesiva, lo que pedimos a la Administración, en su conjunto, es que gestione eficientemente los bienes comunes para resolver las necesidades de la ciudadanía, bajo el imperio de la ley propio de un Estado de Derecho, y de acuerdo con unas directrices políticas que, al menos teóricamente, se eligen democráticamente cada 4 años máximo.

En mi opinión, en la definición anterior está la clave: la forma de relación de los ciudadanos actuales con la Administración y, sobre todo,  lo que se espera de ella en términos de eficacia y transparencia no tiene nada que ver con la situación de hace ¿20, 30? años.

 Hablemos un poco de Gestión Pública, dejando al margen el interesante debate del Tamaño de la Administración; en un plazo de tiempo relativamente corto (2-3 años) se ha trabajado en grandes conceptos relacionados con la Función Pública desde distintos frentes, como por ejemplo:

  • El estatuto del Directivo Público,
  • la trasposición de la Directiva de Servicios (que trata de cambiar el paradigma de la Administración de regulador a controlador) y el Programa de Reducción de Cargas Administrativas, o
  •  la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios –Aeval- (impulsada por Jordi Sevilla) , cuya finalidad última parece que fue (ya nadie se acuerda de ella) constituirse como un organismo independiente que buscara mecanismos de racionalización del gasto y eliminar “redundancias competenciales”  en un marco regulatorio tan singular como el nuestro.

Los conceptos anteriores trataban de adaptar la administración a los retos y exigencias de los nuevos tiempos, tomando ideas ya en marcha en países de nuestro entorno. Sin embargo, el desarrollo de los mismos se está quedando por debajo de lo esperado y, frecuentemente, en papel mojado para desesperación de los partícipes. Como cuando el conde-duque de Olivares se esforzaba por regular mediante decreto “unos usos y costumbres más cristianos y austeros” mientras que Felipe IV se solazaba con la amante de turno.

No todos los funcionarios son vagos o escaqueadores amigos del “Vuelva Usted Mañana”, hay muchos que son auténticos héroes que hacen su trabajo, el de sus subordinados  inexistentes (o escamoteadores  a los que no pueden “disciplinar”) y el de sus jefes. Como, por cierto, también pasa en la empresa privada. Hay muchos que trabajan con una vocación de servicio que nunca será suficientemente reconocida, mientras que otros parece que se olvidan de sus obligaciones.  

Y ése el quid de la cuestión: es necesario introducir mecanismos de gestión que permitan mejorar el desempeño en términos de eficacia y eficiencia y que, entre otras cosas, premien a los que realizan su trabajo y penalicen los que no cumplan con sus obligaciones. No es cierto que el dinero público no sea de nadie, el dinero público es de TODOS.

¿Es difícil?. Sí. ¿Es imposible?. No: es cuestión de trabajo y voluntad. Casi nada.

Decía Ortega que “el trabajo inútil conduce a la melancolía”. Me imagino que nuestros héroes del sector público (que afortunadamente los hay) añadirían: “y el trabajo improductivo al psiquiatra”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gestión Pública y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La crisis y la eficiencia en la Gestión Pública (II)

  1. Os invito a leer la opinión que he dejado en este post que acabo de publicar en mi blog, sobre el tema del “servicio público”:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/08/bien-comun-bien-de-nengun.html

  2. Pingback: El Sector Público en la encrucijada | elnietodenicomaco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s